Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 26 de diciembre de 2010

Generacion espontanea

…Y el hombre fue evolucionando lentamente luego de su espontanea generacion. En sus pies cinco apendices facilitaron su equilibrio. En su manos dedos mas largos y finos se desarrollaron y le permitieron asir las cosas cuidadosamente. Sus ojos fueron perfeccionando una vision multidimensional y el sistema respiratorio fue adaptandose a los diferentes componentes del aire. Un entretejido oseo fue cubriendo los organos vitales y cada componente del aparato digestivo estuvo preparado para digerir los alimentos, cada vez menos rudimentarios. El sistema inmunologico fue disenando anticuerpos para combatir las amenazas que, ya estaban sobre la tierra con intenciones daninas, al mismo que la temperatura corporal fue descendiendo. La razon del exito en la evolucion humana fue, sin dudas, el sistema nervioso central. Un intrincado laberinto electrico que interconectaba cada sector del cuerpo, confluia en el cerebro y lo mantenia alerta ante cualquier peligro. Sea interno o externo. Entonces los latidos del corazon fueron volviendose mas lentos. Y la respiracion mas armonica y espaciada. El hombre estaba destinado a reinar en la tierra para siempre. A perpetuarse en el poder. La eternidad seria su designio. Nunca moriria. Tal era la perfeccion que habia alcanzado su organismo. Metabolismo infinito. Autorregeneracion. Y de repente aparecieron en su cerebro las glandulas que generan amor… …Entonces todo cambio drasticamente. Ya no hizo falta nuevos cambios fisonomicos. El diseno y la estilizacion habian llegado a su cenit. Ahora los cambios fueron interiores. Escenciales. Invisibles al ojo humano. Y las consecuencias corporales a aquella explosion sensitiva no demoraron en hacerse notar. Distracciones organicas. El otrora infalible sistema nervioso comenzo a funcionar de manera erratica. La temperatura sanguinea comenzo a subir otra vez. Los anticuerpos comenzaron a escasear. Los virus atacaron al hombre. Lo enfermaron. Y hubo otras malarias aun peores. Invisibles al ojo humano, pero muy dolorosas. Y el hombre comenzo a sufrir. Y ya no quiso vivir para siempre. Las celulas comenzaron a no regenerarse y el envejecimiento se hizo estetico. Y el primer hombre murio por amor. Y los hombres renunciaron, sin saber, a la eternidad. Fin