Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 22 de enero de 2011

pagar para ver, morir mientras tanto

Una historia para Halloween en enero! Por que no???/// Pagar para ver. Morir mientras tanto/// Una chica recibe un mail con una propuesta indecente. No conoce la direccion que figura en el casillero del destinatario. Sabe que es alguno de sus amigos pero no esta del todo segura si se trata de una broma o es alguien que se decidio a confesarle su amor. Desenganada de la vida acepta esa proposicion y reenvia el mail recibido, pidiendo datos para la cita. Va hasta la cocina, prepara un café y cuando vuelve ya tiene un nuevo mail en la bandeja de entradas. Lo abre y lee… “…Estoy mas cerca de lo que vos crees, si de veras aceptas mi propuesta ponete el sweter beige para ir a la facultad. Al verte sabre tu respuesta… Yo me dare a conocer cuando no te des cuenta… Pero lo hare, no te preocupes…” Una insistente publicidad, en uno de los margenes de la pantalla le hace perder la paciencia. No encuentra la opcion de “cerrar” esas imagenes –muy a menudo pasa, desgraciadamente– pero pronto la sucesion de imagenes la atrapa. Son escenas muy atrayentes, paisajes coloridos, y musica muy agradable. El videoclip dura casi un minuto. Durante ese tiempo ella queda fascinada con lo que ve. Es un comercial que incentiva a viajar auspiciado por el ente nacional de turismo. El café humea al lado del monitor. La chica se ubica otra vez en la realidad, prepara sus cosas para ir a la universidad… Y se coloca aquel sweter… Baja muy rapido. Su computadora queda encendida. La publicidad se repite una vez mas… Cuando termina desaparece de la pantalla. Y al mismo tiempo los dos mails “indecentes” se borran misteriosamente… Gabriela estudia psicologia. Una vez en la facultad desconfia de todos. Sus amigos la notan tensa, distante. No puede concentrarse en la clase principal de la manana y sale del aula. Se dirige a la cafeteria. Siente hambre. Pero sus antojos ese dia son extravagantes. Se le antoja comida francesa. Una vez en la puerta del bar universitario se da cuenta que alli no conseguira lo que quiere. Entonces se sienta en uno de los bancos del patio. Necesita hacer contacto con su cita. El tiempo pasa y su frustracion aumenta. Despues de casi media hora se incorpora. Su panza hace ruidos debido al hambre. Camina hacia la salida. Desciende la enorme escalinata. Se dirige en direccion al zoologico. Al pasar por el correo recuerda que debe enviar una carta. La tiene en su bolso. Lo hace y le pregunta al empleado del correo si conoce algun restaurante frances cercano. El hombre le indica como llegar hasta alla... Sigue su marcha. Esta frustrada! Y muy hambrienta. En la esquina, encuentra finalmente el comedor “Le Grenier de Felix”. Entra y ordena. Ya casi es desesperacion por comida francesa, no un simple apetito. El camarero, al cabo de unos instantes, le acerca sus crepes de espinaca. Ella devora su comida. Y cuando termina pide la cuenta. Arriba de la bandeja, el camarero trae el ticket y un sobre. Palpitaciones debido a la sorpresa. La muchacha lo abre rapido… En el interior hay un cheque por dos mil quinientos euros. El cheque no tiene firma, esta al portador. El nombre del titular de la cuenta no le dice nada… Tambien hay una nota: “…Veo que aceptaste el desafio. Si miras a traves de la ventana mas pequena, me veras arriba de mi auto. Estoy esperando para firmar tu cheque…” Gabriela se acerca a la ventana y observa hacia afuera. Un hombre, arriba de un volkswagen la esta mirando. Es uno de sus profesores! Ahora tienen un secreto en comun. Entonces la chica paga, sale del restaurante y se sube en el auto. - Hola. - Hola… Despues de eso los dos se quedan en silencio. La chica no sabe que decir… Por fin el pregunta: - firmo y nos vamos? – Gabriela no necesita el dinero, a pesar de eso no duda… La joven baja del auto del profesor una vez que este lo ha ingresado al garage. Caminan hacia el living de la casa. Es un barrio alejado. Ya casi es la media tarde de un dia gris… Las puertas hacen ruido al abrirse, sus aberturas necesitan lubricante. El interior esta desordenado. Polvoriento. Claramente el hombre no vive alli. Utiliza esa casa como biblioteca. Todas las paredes estan sosteniendo estantes. Y esos estantes sostienen libros. Cientos, miles. Gabriela no esta nerviosa. Disfruta de la situacion. Apoya su abrigo y su bolsa en uno de los percheros… - Enseguida vuelvo Gaby – dice el hombre e inmediatamente sube las escaleras caracol. Una vez arriba toma su telefono… - Le Grenier de Felix, buenas tardes… - pronuncian del otro lado. - Hola soy yo… - dice el profesor y continua - despues de observar por la ventana, no hablo con nadie ni hizo llamadas telefonicas? - - No, solo me pago y salio, como todas las demas - responde el dueno del bar. - Esa publicidad de viajes con el mensaje subliminal si que funciona eh! - Asi lo creo… Aquel aviso comercial habia sido montado cuidadosamente, alternando cada seis cuadros del clip de viajes, un cuadro incitando a comer comida francesa. Asi funciona el mensaje subliminal. Al ser reproducido a la velocidad standard de veinticuatro cuadros por segundo, la chica habia visto en realidad dos historias, no solo una. Dos minutos despues el profesor ya esta de nuevo alli, en la sala principal, le senala a la chica la puerta de su dormitorio y le da la llave para que ella misma abra. La muchacha entra con paso seguro. Pero nada de lo que ve alli adentro tiene sentido. El lugar no es un dormitorio. Alli hay una guillotina, una silla electrica, una horca y demasiadas luces! Necesita una explicacion. Se da vueltas y ve que el hombre la apunta con su arma. - Universitarias ingenuas! - dice el profesor - Siempre caen… - - Te prometo que voy a enviar el dinero a tu familia – murmura el hombre mientras ajusta las camaras web que enfocan aquellos instrumentos de ejecuciones. Luego se acerca a la computadora principal y realiza algunas configuraciones especiales. Uno de los monitores de la computadora muestra diferentes planos de la escena general. La chica esta esposada de pies y manos. El profesor cubre su cabeza con una capucha negra. Y entra en escena. La secuencia esta siendo transmitida al mundo entero. Cientos, miles, ven las imagenes. Satisfechos navegantes del ciberespacio. Ciberclientes: Un muchacho en Japon que durante el dia trabaja en una compania de software, un sereno de una playa de estacionamiento en Canada, varios amigos italianos fanaticos del futbol y una banda de rock alemana tomando su descanso. Todos han sido avisados dias atras, a traves de simples mails, de la fecha y la hora en que el macabro espectaculo se emitira. Y una vez mas, todos han pagado para ver. El profesor realiza un saludo para las camaras. No habla. Gesticula. Sus ropas de verdugo lo cubren. Muestra cada uno de los siniestros artefactos. Luego uno de sus brazos baja hasta el piso y levanta un cartel. Alli, en idioma ingles, se lee: “…El primero en escribir elige: Halloween2005@hotmail.com…” No pasa ni medio minuto cuando el primer mail llega… Del otro lado gritan: “…Guillotina!” El profesor apresa a la chica en el instrumento frances. Las fuerzas de Gabriela flaquean, la comida tenia tranquilizantes. Pero esos tranquilizantes solo le hicieron mermar sus energias fisicas. Mentalmente esta muy lucida. Despues de un minuto de preparacion todo esta listo. Tres camaras enfocan desde diferentes angulos… La cuchila filosisima en la parte superior… El hombre ya no puede esperar… Tira de la soga… La guillotina se suelta. La hoja de acero se desliza emitiendo un ruido agudo. La cabeza de Gabriela corre por el piso. Mucha sangre por todos lados. Mucha. El profesor aparece en pantalla luego. Saluda al publico como lo hacen los actores de teatro, inclinando su cuerpo varias veces y luego levanta un cartel donde se lee que la proxima funcion sera en visperas de navidad… El domicilio de los padres de Gabriela estaba en la agenda, dentro del bolso colgado en el perchero. El profesor cumplio su palabra y envio el dinero en efectivo a aquella direccion… De no haberlo hecho, hubiera tenido un terrible cargo de conciencia… Fin © 2002/2005 sebabaran Made in Argentina and Germany